VENUS


Los Toltecas le dan por nombre Tlahuizcalpantecuhtli "señor y protector de la región de la luz" y los Mayas le nombraron Xux ek "Estrella avispa".
Ambas culturas lo representaron como una estrella de cinco puntas y lo consideraron el gemelo de Quetzalcoatl y Kukuùl kaàn, la serpiente de plumas preciosas que manifiesta la sabiduría.
La astronomía moderna al medir el ritmo de este planeta ha establecido que Venus, la Tierra y el Sol se alinean cada 584 días y en el transcurso de ocho años se concretan 5 de estos ciclos sinódicos, formando un pentagrama o estrella de cinco puntas.
Estos ciclos sinódicos de venus son los que crean las diferentes cuentas y se entrelazan perfectamente a nivel matemático con los ciclos de la tierra que son de 365 días con 6 horas y con la cuenta de los seres humanos que es de 260 días.
De aquí parte la estructura de la cuenta del tiempo tanto de los Toltecas como de los Mayas pues ambos tomaron como base ciclos de 52 años, 13 numerales, veinte signos de los días, 18 veintenas y 5 días de asueto.
¿Cómo hicieron los antiguos mexicanos para realizar estas mediciones si no contaban con los potentes telescopios y aparatos de medición que hay hoy día? Pues esto nos demuestra que estamos totalmente equivocados si pensamos que nuestra ciencia "moderna" es la única metodología válida para crear conocimiento.
Es mas... los antiguos mexicanos fueron mucho más avanzados que nosotros ya que ligaron su ciencia a la mística, a la filosofía y a las artes, de lo cual nosotros estamos muuuuy lejos todavía.
En realidad nosotros no hemos descubierto nada sobre el origen del Universo y sobre la evolución del hombre, las especies y el planeta, todo ya se encuentra escrito solo que estamos negados aún a honrar a nuestros ancestros y a hacernos responsables de nuestra finalidad en este maravilloso sitio llamado Tierra.
Recibe un abrazo de tu hermano Tlahuilcoatl.