TRADICIÓN ORAL EN EL TEMAZCAL


Para nosotros, una de las primeras enseñanzas que existen dentro de la tradición, es el origen. El origen nuestro es el vientre de la Madre Tierra y es una de las primeras ceremonias que tenemos a la hora de venir a tomar forma, a tomar fuerza en la vida, se llama Ceremonia de Temazcal. Es una ceremonia de las mas antiguas que existen. Es de las primeras ceremonias que fueron entregadas al ser humano. Está basada en la bendición, en la purificación del ser humano, ¿Cómo? A través del líquido sagrado del agua y a través del calor de la vida, uno puede recibir el soplo de vida.

El Temazcal esta basado en el vientre de la Madre Tierra que es donde uno es concebido, donde uno es alimentado como semilla para poder llegar a tener la unidad de todos los misterios del Universo.

El Temazcal es una ceremonia que es conocida como “La Cabaña de las Ancianas Piedras” y es la Ceremonia del fuego Sagrado, donde se lleva primero a reactivar el calor guardado en estas piedras de lava. Se usan piedras que alguna vez tuvieron solidificación, luego de tener el calor que viene de las entrañas mismas de la Madre Tierra, y que salieron a la superficie.

Nosotros podemos recolectarlas y colocarlas en un montículo donde al encender fuego, ponemos un rezo, un buen pensamiento y pedir ayuda a estas ancianas que son las rocas. Estas rocas son calentadas y llevadas a una cabaña que es el ombligo de la Madre Tierra, donde la gente se reúne con plantas curativas y aromáticas.

En el sahumerio se utiliza el copal para recuperar la memoria, el palo dulce para conseguir la ternura, la belleza de todos los espíritus a los que les gusta aquello que es dulce, para tener dulzura en nuestro corazón. Se utiliza salvia para escoger solamente aquello que necesitamos.

Este humo sagrado nos regala su Don mas sagrado purificándonos y limpiándonos de todas aquellas energías que nos desarmonizan en la vida. También se utiliza el cedro para bendecir realmente todo lo que tenemos, es el poder que bendice a todas las cosas, aquella planta que siempre es verde y que tiene el poder guardado para bendecirlo todo. Se usan muchas plantas dentro del Temazcal para agradecer y bendecir la vida. De esta manera es como nosotros vemos la concepción misma dentro del vientre de de nuestra Madre, sintiendo dentro el calor de la vida, la presencia misma con un buen aroma.

Estas plantas se depositan sobre las piedras y es ahí donde nos dan su esencia, al ser consumidas por el calor, por el fuego que guardan estas piedras. Después de poder tener la oportunidad de respirar este aroma, se cierra la puerta y todos juntos compartimos un misterio, una obscuridad, un momento de profundidad con nosotros mismos. Depositamos agua sobre estas piedras para recibir la bendición de éste líquido vital. Es ahí donde nos damos cuenta de cómo el poder se mueve, porque esta agua que cae sobre las piedras, inmediatamente nos es regresada en una forma más sutil, pues el agua vuelve a caminar entre el aire en forma de vapor.

Ahí es donde se gradúa la medicina, el conocimiento, la sabiduría y la capacidad de respirar. A esto nosotros le llamamos la memoria del primer aliento, la memoria del momento cuando fuimos concebidos.

Ésta es una de las ceremonias más antiguas que tenemos, donde recibimos el consejo de nuestros antepasados, de cómo fue que tuvimos ésta vida que portamos. Entonces al poner esa agua todos los que estamos ahí vivimos por igual un momento de intensidad dentro del calor. Estamos compartiendo una energía que es igual para todos, para nadie es diferente.

En el Temazcal utilizamos rezos para convivir, para guiar, también utilizamos cantos, tambores, caracoles y sonajas para poder tener un recorrido por el universo, por la creación misma, por el origen de la vida.

Dentro del Temazcal tocamos todos los misterios que existen, es el principio que es el Fuego sagrado, la energía pura que es la presencia mismna de la creación. Pero es la creación en movimiento de tal manera que nos vuelve a poner aquí en la Tierra, con una forma física.

Al Temazcal entramos a morir en nosotros mismos y tenemos la enorme oportunidad de decidir cómo queremos volver a nacer. El Temazcal nos da la oportunidad de darnos cuenta que existe alimento que es inmediato: el aire que entra en nosotros de forma natural, como el primer aliento que funciona en nuestro ser, dentro de nuestra naturaleza.

También tenemos el Don del agua que es otro de los regalos que aprendemos a recibir después de respirar. Es el regalo del fuego mismo porque esta agua viene acompañada de un calor natural. Cuando uno es capaz de ir hacia atrás en el tiempo es cuando se reactivan todas las medicinas que están en el principio.

Dentro de la memoria encontramos todo.
En la Ceremonia de Temazcal pedimos y nos conectamos con la sabiduría de Quetzalcóatl.
El amor y la fertilidad de Xipe Totec La inteligencia de Tezcatlipoca Yayauhqui.
La voluntad logradora de Huitzilopochtli.
La energía fecundante y creadora de Totahtzin Tonatiuh y Nonantzin Meztli
El sustento de la Madre Tierra y
La transformación de nuestras inmundicias.

Ahí nos damos cuenta de nuestro cuerpo, reconocemos que tenemos un cuerpo, que sentimos y que es la presencia misma de la Tierra, de estos cuatro elementos que tenemos.
Entonces el Temazcal es donde uno viene con toda su familia a la primera casa que tuvimos en nuestra existencia que es el vientre de la Madre Tierra. Aquí celebramos la vida misma.
Es una ceremonia de puro amor, de pura vibración, porque ahí es donde volvemos a sentir el latido de nuestro corazón. En el Temazcal se encuentran una de las primeras lecciones, que es la de aprender a escuchar, poner atención, aprender de alguna manera a obedecer a nuestra naturaleza.

Esta obediencia es como una orden de respirar, es como una orden natural de saber que tenemos manos y que podemos utilizarlas.

Ahí es donde sentimos el funcionamiento de nuestra capacidad de respirar, al alimentarnos del conocimiento perpetuado en las entrañas de nuestra Madre Tierra. Ahí es donde están los elementos necesarios para encontrar todas las medicinas que existen, para encontrar la forma de cómo estar bien en la vida, cómo estar en paz y armonía.

Es donde se recogen las primeras instrucciones de cómo ser, para que afuera podamos seguir todos los asuntos que nos están esperando. Entonces nuestro ser se puede dar cuenta de que puede escuchar, que puede ver y que puede probar otra forma de vivir.
Todo esto sucede dentro del Temazcal en una forma directa, con una vibración donde nuestro ser sabe que está en paz y armonía con todo lo que nos rodea.