Tonalnepantla "Energía central" (paso del Sol por el Cenit)

Con toda seguridad uno de los mensajes mas importantes que dejaron escrito para nosotros nuestros ancestros esta relacionado a no dejar de ser concientes que pertenecemos a un organismo gigantesco llamado Universo, en donde basado en sus propias leyes de funcionamiento venimos a cumplir con un papel trascendental en el equilibrio de la existencia.
Dentro de todo este coexistir con lo que nos rodea, esté muy lejos o muy cerca de nosotros somos afectados directamente por cada uno de los movimientos que ejercen los componentes del sistema universal y viceversa, con nuestros movimientos participamos activamente en el proceso de reequilibrio y caos. En este sentido es como cada uno de nuestros actos, pensamientos y emociones afecta directamente lo que nos rodea.
Estamos viviendo tiempos en los que hemos perdido esta visión y nos hemos sumergido en un sueño profundo creyendo que estamos aquí simplemente para cumplir los caprichos de la naturaleza, o sea, solamente comer, dormir, reproducirnos, respirar y acumular bienes con el miedo de que llegue escasez. Este sueño en el que nos encontramos esta teniendo consecuencias catastróficas no solo para el impacto ambiental, sino para nuestra condición interna que esta integrada por emociones, pensamientos y un enorme potencialidad que se guía por nuestras decisiones personales y colectivas.
Nuestro enorme potencial interior es creador y destructivo, y se hace presente en nuestra voluntad diaria. Es una energía concentrada que sin darnos cuenta nos llega del Padre Sol que lo podemos considerar como aquella ventana cósmica a través de la cual podemos apreciar la gran luz creadora de nuestro Padre Creador.
Gracias a la energía solar es como las plantas viven y concentran toda su energía en los frutos diversificados que ingerimos para nuestra existencia, por lo tanto cuando comemos una zanahoria, una manzana, una mazorca llena de maíz o un delicioso plato de frijoles, en realidad lo que ingresamos a nuestro organismo es energía solar concentrada en minúsculas proporciones. Este principio del fuego concentrado en las semillas y los frutos nuestros ancestros lo llamaron Xiuhtecuhtli.
En resumen para que la humanidad pueda ser provista de alimento se requiere como condición necesaria la voluntad del Sol. Esta inteligencia creadora tiene ciclos y periodos que conocemos como estaciones y fluctúan entre solsticios y equinoccios.
Hay una fecha de suma importancia que regularmente no conocemos y que termina siendo fundamental para estos procesos de creación de alimento solar, es llamado por los Toltecas Tonalnepantla que del Nahuatl significa energía central. El Tonalnepantla es el momento en que el sol alcanza su máximo punto de ascensión hacia la bóveda celeste y pasa por el centro del cielo, por lo tanto si en esta fecha en particular paramos en la tierra un carrizo en una verticalidad perfecta no se creará sombra hacia ningún lugar. Este punto se considera el cenit y marca el comienzo de la creación de la vida en nuestro “Mexihco” y se da dos veces al año, uno en mayo y el otro en julio del calendario gregoriano y en las veintenas de Huey Tozoztli y Tecuilhuitontli de nuestro calendario antiguo.
Como todos sabemos la gente que vive en el campo comienza todas sus labores de siembra en mayo porque es cuando el Padre Sol comienza a fecundar a la Madre Tierra y así entregarnos sus frutos, llega la presencia de Tlaloc o Chaac para bendecirnos con las lluvias y es a finales de julio cuando los frutos están formados para recolectarse a partir del equinoccio de otoño en septiembre.

Ver imagen ampliada>>>

Seamos concientes o no del proceso de la naturaleza formamos parte de él, sin embargo cuando aprovechamos estos ritmos y ciclos concientemente nos integramos en una sola sintonía con la Madre Tierra y el Cosmos, al hacerlo agradecemos todo el alimento que dan el Padre Sol y la Madre Tierra para la humanidad y también hacemos posible fecundar de vida nuestro corazón y buscar la forma de ser buenos frutos para alimentar a otros con nuestras palabras y acciones. Así como la madre naturaleza nos da sus flores para embellecer los paisajes nosotros también podemos entregar las nuestras para hacer mas agradable la estancia en nuestros espacios de vida.
La ceremonia de Tonalnepantla es una de las más bellas y nobles que existen, es un momento en el tiempo y el espacio que nos regala la vida para que alcancemos los mas sutiles objetivos en nuestras vidas.

Cuando el Sol se posa en el cenit en la fecha del Tonalnepantla se convierte en una águila mariposa haciendo que los rayos solares ingresan en nuestra pineal en una perfecta perpendicular creando el tlahuilmecatl (mecate de luz) que une el cielo con la tierra por medio de nuestra columna vertebral, es un momento y una forma de hacer que despierte en nosotros la serpiente de plumas preciosas que mora en este mecate de luz. Esto es lo que vemos representado en el centro de la Cuauxicalli (jícara del águila) mal llamado calendario azteca cuando el Sol al alcanzar su punto más alto se convierte en una águila-mariposa, si lo vemos con detenimiento tienes estas dos formas. El águila es un símbolo solar y la mariposa representa el movimiento que al fusionarse se genera vida.
Nuestros templos antiguos que hoy se conocen como zonas arqueológicas registraban este momento fusionándose con las energías sagradas. Un ejemplo de esto lo tenemos en la zona arqueológica de Dzibilchaltun donde frente al templo de las siete muñecas esta postrado en una perfecta vertical una estela que registra este transitar del sol por el cenit, como segundo ejemplo basta visitar Xochicalco en Morelos donde en una de sus cuevas se observa el transitar solar por un orificio en la parte superior de una de las bóvedas.
En un software especializado en astronomía llamado Stellarium pudimos hacer estos cálculos exactos y lo registramos partiendo de la latitud y longitud de Tenochtitlan en la Ciudad de México y de Chichen Itza en zona Maya. Los datos quedan de la siguiente forma:

Chichen Itza y zona Maya

Tenochititlan en Ciudad de México

Primer paso por el cenit
23 y 24 de mayo de 2010
12 horas 55 minutos 20 segundos

Primer paso por el cenit
17 de mayo de 2010
13 horas 32 minutos 58 segundos

Segundo paso por el cenit
18 de julio de 2010
13 horas 04 minutos 41 segundos

Segundo paso por el cenit
25 de julio de 2010
13 horas 43 minutos 8 segundos

 

Ver imagen ampliada>>>

Espero que estos datos que proporcionamos puedan ser de relevancia para su crecimiento personal y todos estamos invitados a aprovechar estos momentos de poder que nos entrega el Cosmos y la Tierra, ahora son ellos los que esperan las decisiones que nosotros ejercemos con nuestra voluntad hacia nuestros actos.

“Haz Que Tu Sol Brille”
“Que la Paz prevalezca en la Tierra”