Toltecayotl, la ciencia del Ser

Los animales racionales estamos sujetos a leyes superiores ligadas directamente a la naturaleza, la mas evidente de ellas está expresada en la dualidad vida-muerte.

No podemos escapar a las leyes de la naturaleza como son el tiempo, la necesidad de alimento, la vida ligada a la respiración y portar un cuerpo hecho de cuatro elementos, entre otros.

Durante varios miles de años diversas civilizaciones desarrollaron sus conocimientos y sabiduría tomando en cuenta estas leyes y principios, de aquí la búsqueda frenética de integrarse armónicamente con el entorno, aceptando y comprendiendo una ley superior.
Con el desarrollo de la ciencia el animal racional introduce a su realidad un nuevo orden basado en interpretaciones materialistas con las cuales cree entender el propósito de la existencia.

El problema está en que el hombre ha olvidado que es producto de una evolución natural y con su racionalidad se ha sujeto a un nuevo orden desligado de su entorno.

Necesitamos comprender que civilizaciones milenarias como Anahuac durante varios miles de años desarrollaron la Toltecayotl que se puede considerar la síntesis de su filosofía, ciencia, arte y mística, pero siempre basados en una evolución innata para que el el animal racional logre humanizarse, integrándose y reconociéndose como parte de su entorno, tomando de él lo que necesita sin alterar un equilibrio natural.

Con la llegada de la ciencia "moderna" hemos alterado este orden natural y hemos dado por sentado que los principios metodológicos, positivistas y cientificistas son la verdad ya que pueden ser observables, medibles y cuantificables, entonces vemos a la naturaleza como un recurso que está a nuestra disposición, que podemos explotar a nuestro antojo sin ningún tipo de obstáculo.

Con la ciencia racional hemos dejado de reconocer que estamos inmersos en un orden natural, y el fin último del Ser ya no es el desarrollo de sabiduría sino la necesidad de poseer y dominar algunas cuantas leyes físicas. Esta es nuestra desgracia.

Por muy alto que sea el desarrollo científico nadie puede frenar el rayo, el terremoto, el huracán y la muerte.

Por estas razones afirmamos que tomar la Toltecayotl, hacerla nuestra, vivirla y practicarla es en extremo urgente. Necesitamos retomar una forma de vida ligada a nuestra naturaleza, aprender vivir solamente con lo necesario y aprender a relacionarnos en un sentido dual, en el cual si daño mi entorno me daño a mi mismo, si perjudico mis relaciones me perjudico a mi mismo. Nuestra sabiduría, siendo parte de la evolución de la misma naturaleza debe llevarnos a la comprensión de que estamos en este mundo para experimentar el Universo. Formamos parte de esta realidad para comprender los misterios de la vida y la muerte y a fin de cuentas somos parte de este quinto Sol para buscar cumplir el fin mas elevado del Ser: "Estar en equilibrio con el entorno".

Por todas mis relaciones... Ometeotl.