Tocalli Chichen Itza

Se ha compartido diversas veces el nuevo descubrimiento del templo de Kukulkan, lo cual es fascinante seguir descubriendo a través de la tecnología la esencia de los abuelos Mayas.
Ojalá y todas las exploraciones arqueológicas se hicieran de esta manera, o sea sin mover o modificar los monumentos. Considero que por el hecho de realizar un descubrimiento arqueológico eso no nos da derecho de mover las ofrendas o las piezas arqueológicas tal cual las dejaron los ancestros comosucede por ejemplo en el túnel descubierto en el templo de Quetzalcoatl en Teotihuacan, exploración en la cual han sustraído más de 15,000 piezas arqueológicas según información del INAH.
Conociendo la filosofía de los Mayas, con todo respeto, no es de sorprenderse que así hayan elegido el sitio para la construcción del templo ya que su visión de la vida y el mundo está basada en tres planos: 1) el inframundo o Xibalba al cual podemos acceder por medio de un "dzonoòt" o cenote. Este contiene nueve niveles inferiores; 2) El plano terrenal donde Luum Naa, nuestra Madre Tierra que está dividida en cuatro rumbos cardinales y un centro y 3) el espacio de Hunab Ku, la dualidad creadora integrada por Ixchel e Itzamna. Este espacio celestial consta de 13 niveles superiores que pueden ser leídos en la sombra que se proyecta en los equinoccios del mismo templo (les dejo una imagen con al cual alguna vez les compartí un artículo hace algunos años).
El templo de Kukulkan es una expresión de esta forma de pensar y ver el mundo.

Recibe un abrazo de tu hermano Tlahuilcoatl.