TEMAZCAL CEREMONIAL XOCOHUETZI
“La caída de los frutos”

Domingo 13 de Septiembre 10:00 horas
Pirámides de Teotihuacan

Xocohuetzi es una ceremonia en la que se celebra la transformación de la naturaleza a causa de la llegada del tonalco “otoño”.

Éste es un tiempo para cosechar el fruto de nuestro trabajo donde reconocemos que la Madre Tierra ha trabajado durante la primavera y verano en dar forma al maíz que nos sustenta, por lo tanto es un tiempo para recibir la abundancia y sobre todo agradecer.

Xocohuetzi también es un tiempo en el que la naturaleza comienza su período de muerte y descanso debido a que las hojas de los árboles comienzan a desprenderse y caen sin vida sobre la tierra, por esta razón nuestros ancestros a esta ceremonia también le llamaban “Huey Micailhuitl” la celebración a la muerte.

Para que los frutos, especialmente el maíz puedan ser desprendidos y sirvan como alimento requieren madurar, de esta manera es como en la tradición Tolteca al acompañar a la Madre Tierra en sus procesos nos preguntamos: ¿en lo personal he podido madurar como para ser buen alimento de mi familia, de mi comunidad y de mi pueblo?. Recordemos que un guerrero Tolteca es alimento de su pueblo, esto en un sentido simbólico ya que se considera que la persona que ha “despertado” procura “alimentar” a los demás con sus palabras, con sus acciones y conseguir que en el corazón crezcan buenas flores.

Este es un tiempo para reflexionar acerca de las cosas que cosechamos en nuestra vida, reconociendo que es el fruto de todo aquello que también sembramos. Es tiempo para pensar si durante este último tiempo hemos podido ser tierra fértil en la cual se den buenos frutos y de no hacerlo es importante realizar una transformación con la finalidad de limpiar nuestra mente y nuestro corazón. Éste es un proceso por el cual transita nuestra Madre Tierra.

En esta celebración se honra a Xiuhtecuhtli que es el “el señor de la hierba” que al encenderse genera un fuego de color turquesa. Es una forma simbólica de representar al fuego sagrado que quedó guardado en las semillas y que en primavera o verano al ponerse en contacto de nuevo con el agua brota la vida. En otras palabras es una forma de reconocer que en las semillas queda guardado lo que hoy conocemos como ADN.

Nosotros somos semillas porque en nuestro interior está guardado el ADN de nuestros ancestros, así que al hacer nuestros rituales tradicionales sagrados, de nosotros brota la verdadera esencia espiritual.

Entramos en esta veintena al temazcal para encender el fuego que mora en nuestro interior para que nuestro sudor honre y agradezca a la Madre Tierra por todo el maíz que ha elaborado para nuestro sustento.

12 lugares disponibles
Inversión $300 pesos por persona
PREVIA RESERVACIÓN
Informes y reservaciones con Tlahuilcoatl al 55.36.44.52.24