Temazcal Ceremonial MIccailhuitl

“Celebración a nuestros ancestros difuntos”

Sábado 2 de Noviembre
17:00 horas
Pirámides de Teotihuacan

La muerte es uno de los conceptos más profundos de las tradiciones del antiguo México y de esta tierra que llamamos Anahuac.

El concepto de muerte entre los Toltecas no está asociado a la muerte del cuerpo físico ya que eso es algo que inherente a la naturaleza, en este sentido la muerte está asociada mas bien a la constante transformación que hay en todas las cosas.

Para los Toltecas en el Universo todo tiene un componente dual. La vida y la muerte son un complemento, los cuales no pueden ser separados.

Venimos al mundo a tomar forma con un rostro y un corazón únicos, sin embargo, tomamos la vida en este plano, en esta tierra y nuestro destino indefectible es la muerte, por lo tanto: ¿la muerte es parte de la vida o la vida es parte de la muerte? En realidad son dos aspectos de la realidad que no pueden separarse.

En este mundo estamos para reconocer en nosotros a la creación dual compuesta por un cuerpo que nos presta la Madre Tierra y un alma - espíritu intangible dotado por Padre Universo. Venimos al mundo para experimentar la dualidad inmersa en la creación.

En realidad no morimos sino simplemente cambiamos de forma y de estado. A pesar de que nuestro cuerpo físico deja sus funciones, en la tierra se queda una parte de nosotros, ¿cómo? en los genes de nuestros hijos y en aquellas cosas que enseñamos a los que se quedan sobre la tierra.

Celebrar a la muerte es una forma de reconocer a los ancestros viviendo entre nosotros pues una parte de ellos sigue presente a través de sus genes, sus costumbres y sus enseñanzas. Siguiendo sus sagradas tradiciones es como los honramos.

Celebrar a los difuntos es una forma de hacerles un lugar entre nosotros, en nuestra conciencia. Es una forma de decirles a quienes han partido que siguen viviendo en nuestro pensamiento, en nuestro sentir y en nuestra forma de vida llamada cultura.
Por tal motivo la celebración a los muertos es una celebración a la vida donde reconocemos lo que somos, donde vemos a nuestros abuelos en nuestro rostro, en nuestro color de piel y en nuestras costumbres.

Este temazcal es una ceremonia dirigida a dignificar la presencia de nuestros ancestros, reconociéndolos como parte nuestra y ofreciéndoles sudor y cantos de alegría como agradecimiento por todo aquello que dejaron para que tengamos una vida llena de sentido.

12 lugares disponibles
Inversión $450 pesos por persona
Incluye temazcal, fruta, y té medicinal.
Si te es posible puedes ofrecer flores de Cempoalxochitl o algún elemento para la ofrenda.
PREVIA RESERVACIÓN
Lugar: Centro Ceremonial Copilli, Calle Morelos Norte No. 150, San Martín de las Pirámides, Teotihuacan Estado de México.
INFORMES Y RESERVACIONES
con Tlahuilcoatl al 55.36.44.52.24