Tejido


Para los pueblos nativos de Anahuac, originarios de una cultura milenaria que aún se mantiene viva en muchas formas, sus símbolos y significados hablan de la construcción de la realidad y el poder que tenemos los humanos en esta experiencia humana.
Para las culturas nativas el círculo es el símbolo referido al Universo en su forma tangible e intangible. Estamos rodeados y envueltos por él en las cuatro direcciones horizontales y dos verticales.
En este Universo construimos nuestra realidad dado que todo, absolutamente todo está relacionado, entrelazado y tejido bajo el mismo principio que se emana desde la dualidad creadora que son Padre Universo y Madre Tierra. Por lo tanto lo que compone mi Ser necesita del árbol para mi subsistencia pero a la vez el árbol necesita de mi conciencia para su permanencia. Lo que compone mi Ser necesita del viento para permanecer con vida y a la vez el viento necesita de mi presencia para manifestarse en cantos y palabras floridas. Lo que compone mi ser necesita del águila para aprender a volar alto mirando al Sol y a su vez el águila necesita de mi conciencia para respetar su ecosistema.
En esta Coexistencia todos los seres que viven y sienten estamos entrelazados y sostenidos por el mismo Universo.
Con toda seguridad, en este inmenso tejido somos una muy minúscula e insignificante fibra que se une a las demás para construir una realidad.
Nuestros ancestros en su alto grado de desarrollo de conciencia conocían estos principios y dedicaron sus vidas a construir una cultura que fuera el campo fértil mediante el cual crecieran los niños que al llegar a su adultez mostrarían sus flores y frutos.
Las plumas hacen presente al espíritu que es intangible ya que simbólicamente su movimiento nos hace ver el paso del viento invisible al ojo humano.
Un canto de tradición dice: "Estamos unidos por plumas, con plumas construimos nuestras alas". "Volando como el águila del trueno, volando como el águila de fuego".
Este vasto Universo que teje lo celeste con lo terrenal hace que todo confluya en el centro. Este centro es el "corazón humano" porque en él está el movimiento, el fluir de la vida que nos permite sentir, ver, escuchar, amar y sobre todo expresarnos con palabras, con cantos, con danza.
Nuestra realidad es un sueño que te atrapa en esta forma humana para que desde tu corazón aportes el mejor de tus talentos.
En este vasto Universo en el que estamos tejidos y unidos por el espíritu te hace llegar un abrazo tu hermano Tlahuilcoatl.