Quetzalcoatl


En el México antiguo el arquetipo que sintetiza el grado más alto de integración y unidad es Quetzalcoatl.
El ser humano cuando logra ser plenamente consciente de su permanencia sobre la tierra cuestiona el fin último de su existencia, y es justamente en ese instante cuando descubre que la integración y la unidad son el eje rector para vivir en un estado de paz y armonía.
Quetzalcoatl ejemplifica el verdadero sentido humano en el hombre "despierto" ya que se reconoce como parte de la Tierra y también como parte del Universo.
Al descubrir a Quetzalcoatl que mora oculto en nuestro interior nos convertimos en flechadores porque a través de nosotros la integración de la dualidad emerge, por lo tanto reconocemos que todo, absolutamente todo lo que nos rodea forma parte de nosotros.
El símbolo característico de Quetzalcoatl en códices y petroglifos es un caracol marino porque a final de cuentas plasma nuestro origen y aquella espiral en la que indefectiblemente estamos inmersos, con la plena conciencia de saber que todo lo que realizamos regresa al centro, a nosotros.

Un canto de tradición dice:

En espiral y hacia el centro
al centro del corazón.
Soy el tejido, soy el tejedor,
soy el sueño y el soñador.

Recibe un abrazo de tu hermano Tlahuilcoatl