¿Por qué es incorrecto decir "prehispánico"?

En el lenguaje de diversas disciplinas, llámese arqueología, historia, etnografía, etc. se usa el término "prehispánico" para hacer referencia a las culturas que "existieron" previo a la llegada de los europeos al Cen Anahuac, sin embargo dentro de la tradición lo consideramos un término equivocado y fuera de orden.

Cuando nos referimos a las culturas como algo "pre-hispánico" damos por sentado que fue algo que "existió y dejó de ser" con la llegada de los europeos, por lo tanto, al nombrarlo de esta forma estamos dando por sentado que nuestra cultura de origen ya no vive, no existe y quedó relegada a los libros.

En cambio cuando hacemos referencia a nombrar a las culturas del Cem Anahuac con su nombre, llámense Zapotecas, Totonacas, Mayas, Toltecas, etc. damos por sentado que son culturas que viven al igual que sus usos y costumbres en los pueblos.

Nuestros hermanos que hablan con un idioma zapoteco, maya, náhuatl, otomí, mixteco, etc. no hablan un "dialecto prehispánico" porque simplemente vive en las personas, en los pueblos y se transmite de una generación a otra.

Cuando danzamos no hacemos un ritual "prehispánico" porque es una actividad que nos da identidad, la cual consideramos una práctica de vida que existe aquí y ahora.
Dejar de decir "prehispánico" es una forma de "descolonizarnos" y los mexicanos tenemos urgente necesidad de hacerlo dado que hoy día quienes definen "tu rostro, tu identidad y tu quehacer" son la televisión, los partidos políticos y el marketing.

Seas consciente o no en México seguimos sirviendo a un grupo de élite que se ha mantenido en el poder desde hace 500 años, solo que ya no se identifica como el tributo a un rey europeo sino a un grupo de élite política, que en esencia viene siendo lo mismo porque no dejan de ser grupos criollos.

Si no despertamos y hacemos válido lo que es nuestro, lo que heredamos y lo que nos pertenece seguiremos siendo pueblos explotados.

"Despertar" significa hacer una revolución cultural en la cual dejamos de servir a ese grupo de élite política que al pueblo le ha arrancado la identidad y hasta su dignidad humana para convertirnos en un número más.

Una de las soluciones para dejar esta crisis humanitaria en la que nos encontramos los mexicanos es retomar todo aquello que dejaron para nosotros nuestros ancestros, pero no nos referimos a las posesiones materiales sino a su forma de pensar, a la forma de ver el mundo, a su sistema ético y de construcción social, de no hacerlo a nuestros hijos tendremos que dar cuentas de la nación que dejamos en sus manos.

Recibe un abrazo de tu hermano Tlahuilcoatl