MIQUIZTLI


La muerte es uno de los axiomas más trascendentes del México antiguo.
Miquiztli representa al silencio y al vacío.
El Mictlan "el lugar de la muerte" lo tenemos en el rumbo norte porque en un cielo limpio veríamos que el rumbo norte es el sitio donde menos estrellas se ven. Hay ausencia, calma, tranquilidad y reposo. Igualmente en este Mictlan se encuentra Ce Tecpatl "La estrella Polar" que es el punto de centralidad.
Aprender a estar en silencio y dedicarse a observar es el primer paso hacia un camino de sabiduría, por lo tanto necesario dirigir la los sentidos en dos direcciones: uno autoconsciente (auto-observación) y otro consciente (percepción con los sentidos externos). Éste es el procedimiento en el que el Nahual (es espíritu, la esencia) se ubica en su realidad, en el aquí y ahora.
Cuando meditamos damos muerte a nuestros sentidos: dejamos inhabilitados el tacto, el gusto, la vista, el olfato y el oído para que sea posible hacer contacto con nuestro ser interno a través del vacío.
La muerte también es la renuncia al mundo, es la impermanencia. Cuando renunciamos al mundo estando vivos nos disponemos a vivir el presente y nos desapegamos del placer de los sentidos y tomamos con amor lo que la vida nos ofrece disfrutando de ello ya que solo será por un momento sobre la tierra.
Si queremos vivir en paz necesitamos aprender a morir.
Recibe un abrazo de tu hermano Tlahuilcoatl.