Indígena
¿Por qué el término indígena es equivocado?


La lengua española dice que el término indígena "se aplica a una población originaria cuyo establecimiento precede al de otros pueblos", sin embargo no se refiere específicamente a aquellos habitantes de América.
Este aspecto es importante porque nunca he escuchado que a los Nórdicos, a los Celtas o a los Africanos, entre otros se les diga "indígenas".
El origen del término se construyó no solo porque Cristobal Colón pensaba que había llegado a Las Indias, sino también porque el término "indio" hace referencia etimológicamente a señalar la carencia de un "dios".
En este sentido los europeos a su llegada a América se refirieron a los habitantes originarios como "Indios" de una forma despectiva por considerarlos atrasados, sin cultura y sin religión.
Es imprescindible señalar que el continente Americano es un territorio donde se padeció uno de los peores genocidios cometidos contra la humanidad, con una incalculable cantidad de muertes a manos de los europeos que llegaron a imponer su religión, su sistema colonial de castas y tomar los recursos de las tierras con miras a dar tributo a un rey de otras latitudes.

Hablar de los "indígenas" es referirse a aquellos que fueron pisoteados, masacrados, despojados de sus tierras, de sus pertenencias y a quienes se les arrancó la dignidad humana. Cuando hablamos de los "indígenas" seguimos utilizando el mismo lenguaje que usaron los llegados de la Hispania. Es un término con el cual seguimos dando validez a un sistema colonial que ha sido atroz y que después de quinientos años de imposición nos tiene sumergidos en una de las peores crisis humanitarias de nuestra nación.

En México no tenemos pueblos "indígenas", mas bien son pueblos originarios con rostro e identidad propia, con una cultura y una religión bien cimentada que permanece viva. Estos pueblos no son "indios", son Zapotecas, Purépechas, Olmecas, Totonacos, Mayas, Mexihcas, etc. etc. Que en su conjunto nos hacemos llamar Anahacas.

Nuestro gobierno "neocolonial" continúa refiriéndose a los pueblos originarios como "indígenas" no por una cuestión técnica de lenguaje gramatical, sino para señalar y asentar que se prevalece bajo un sistema colonial en donde está instaurado un sistema de poder de élite que merece todos los privilegios mientras los de abajo sirven a sus intereses, ya sean de orden político porque suman votos o de orden económico para que consuman los productos que solo ellos comercializan.

Llamar a los pueblos originarios por su nombre, o sea, Zapotecos, Mayas, Huichol, Otomí, Totonaca, etc. es respetar su autonomía, su cultura, su filosofía y su forma de vida. Llamarlos por su nombre es una forma de reconocerles el aporte que dan sus conocimientos a lo que verdaderamente somos, una nación con grandeza que se originó de forma autónoma hace más 3,000 años.

Estamos en tiempos donde es necesario retomar los principios con los que vivieron nuestros pueblos originarios ya que su filosofía nos ligará nuevamente al respeto de la tierra y sus recursos. Nuestras culturas ancestrales nos darán las herramientas para una nueva forma de vida en la cual veamos al otro como una parte de nosotros y también donde honremos nuestras raíces sintiéndonos orgullosos de portar las ropas y las costumbres que nos caracterizan y que heredamos de nuestros ancestros.

Necesitamos retomar nuestra cultura raíz dado que con la forma de vida que hemos adoptado no podremos vivir más que unas cuantas décadas antes de destruirnos entre nosotros.

¿Por qué estoy tan seguro de esto? Simplemente porque nuestros ancestros lograron mantener una forma de vida por varios miles de años.

El día en que los gobernantes de Anahuac llamen a las culturas de origen por su nombre sabremos que las cosas están cambiando.

Recibe un abrazo de tu hermano Tlahuilcoatl