DÍAS NEMONTEMI

Hoy 7 de marzo inicia el primero de los cinco días Nemontemi, un término que se puede traducir como "Completar lo vivido".

En la cuenta del tiempo Tolteca ya pasaron las 18 ceremonias principales dedicadas a la madre tierra, cada una de ellas con una duración de 20 días, por lo tanto se completó un ciclo solar de 360 días.
De esta forma para completar, llenar o cerrar el ciclo se dan cinco días que tienen como objetivo reflexionar, meditar y guardar para que por medio de la introspección hagamos un autoanálisis de aquello que hicimos durante el Xiuhpohualli o "año".
Estos cinco días en los que no hay celebración son considerados días para retraerse de la cotidianidad y trabajar de manera personal con dos propósitos: el primero encaminado a agradecer por todo aquello recibido durante las 18 transiciones de la naturaleza (veintenas); y en segundo lugar elevar los rezos que posibiliten a la Madre Tierra y el Padre Sol generar la abundancia que alimenta a los seres vivos.
Es importante considerar que los alimentos de los cuales nos nutrimos los seres humanos no son solo aquellos que provienen de plantas y animales sino también de aquellos alimentos que provienen de la cultura, por lo tanto decretar nuestras intenciones que han de llevarnos al trabajo en comunidad son fundamentales. En este sentido hacer oración por nuestro pueblo cobra un significado muy especial porque oramos para que nuestros abuelos nos nutran con sus conocimientos, los niños con su sonrisa, los jóvenes con su jovialidad, las madres con su amor incondicional, los guerreros con su fortaleza física y espiritual, etc.
Estos días Nemontemi también nos adentran a un nuevo tiempo de responsabilidades porque iniciamos un nuevo ciclo de vida junto con la tierra al llegar la primavera. La naturaleza muestra sus flores así como nosotros tenemos que mostrar las que nacen de nuestro corazón; la naturaleza da frutos, los mismos que nosotros tenemos que compartir con nuestros semejantes, las montañas se mantienen en pie de la misma forma en que nosotros necesitamos firmeza con nuestros propósitos y el cauce del río se mantiene fluyendo de la misma forma en que debemos encausar nuestra vida.
En síntesis estos días son imprescindibles para definir cómo será mi actuación en esta vuelta que acompañaremos a la Madre Tierra alrededor del Sol. Si nos reconocemos como actores de nuestra comunidad debemos cuestionarnos qué cosas aportaremos a este mundo y en específico a este año y así contribuyamos a que nuestra cultura florezca con dignidad.

Deseo que en estos cinco días Nemontemi se abra el camino en tus pensamientos y en tu estado de conciencia.