Cuauhxicalli "la jícara del águila"


A esta increíble pieza arqueológica que heredamos por el trabajo de nuestros ancestros se le ha llamado vulgarmente calendario azteca.
Éste no puede ser un calendario porque el origen de un calendario como tal proviene de las calendas romanas que eran los libros que registraban los tributos que se pagaban al rey en la luna nueva, por lo tanto un calendario se basa en los ciclos lunares.
La piedra del sol se basa en los ciclos solares de 365.25 días y además registra los movimientos de Venus, Marte Júpiter y Saturno.
Cuauhxicalli es el nombre más adecuado porque al imaginar que a la bóveda celeste se simboliza como una jícara (o mitad de un calabazo) a través de la cual se desplaza el águila o sol, cruza el cielo muy alto y se mira la falda de estrellas y los ritmos de los planetas.
Buena mitad de semana para todos.