COPILLI


En la danza los guerreros portan el copilli o “corona” de plumas como uno de los símbolos más sagrados.
Los abuelos decían que el Cuecueyo Xochitl (la espiral del corazón) de Copil hijo de Malinalxochitl fue depositado en una piedra en Malinalco y de ahí surgieron dos rio de sangre, uno azul y otro rojo para complementarse como el agua y el fuego. De este lugar y en esta unión surgió la corona de Copil que surcaba el firmamento.
El copilli o “corona” usado en la danza no es un simple ornamento para darle belleza al atuendo, es una herramienta que tiene la función de atraer y colectar mucha de la energía de la bóveda celeste para llevarla a la tierra a través de la voluntad humana.
En cada paso, en cada movimiento el danzante simboliza el movimiento de los elementos de la naturaleza, la conducta de los animales y los movimientos celestes. El danzante se presta con su energía corpórea que le da movimiento a ser el enlazador del corazón del cielo con el corazón de la tierra.
Porta el copilli porque su pensamiento es florido y su actividad lo eleva al cielo, lo integra al firmamento como Tlalchitonatiuh “el sol que es mordido por la tierra” en el atardecer.
El copilli son los rayos solares que surgen de la conciencia del guerrero. En su Cuecueyo Xochitl o “chakra del corazón” en el danzante está el latir de la madre tierra que va al rito del Huehuetl o “tambor elaborado de un anciano árbol”.
Con su sudor y el fuego o calor que surgen de la planta de los pies se da una ofrenda sagrada porque se mezclan el agua y el fuego, símbolos de la vida, llamados también atlachinolli.
Portar un Copilli es una enorme responsabilidad porque implica tener la conciencia de que se es enlazador de los mundos celestes y terrenales, para que la Madre Tierra pueda ser alimentada con una ofrenda sagrada que surge de la voluntad de nombres y mujeres entregados a su origen. El guerrero tiene conciencia de que su cuerpo es la presencia de la Madre Tierra y su espíritu es dotado por la voluntad del Padre Universo.
Recibe un abrazo de tu hermano Tlahuilcoatl