Paquini Yancuic Xihuitl Ce Calli "Feliz año nuevo Uno Casa"

Basados en la cuenta del tiempo Tolteca ¿qué caracteriza al añoUno Casa?

Este 12 de marzo de 3013 a las 0:43 hrs da inicio un gran ciclo en el que se nos da un nuevo Sol, un nuevo tiempo lleno de posibilidades para desarrollar nuestra vida sobre la tierra y con nuestra voluntad dar forma a nuestra cultura.

Se ha terminado un gran ciclo de 104 años llamado Huehuetilistli o “ancianidad”, por lo tanto nuestro Cauhpohualli o cuenta del tiempo se pone en ceros para dar inicio a un nuevo giro de la rueda del tiempo.

Inicia el primer Tlalpilli (atado de 13 años) con el elemento Calli “casa” y de la misma forma inicia el primer Xihuitl (año de 365.25 días) con el signo Calli “casa”.

 

El Número uno está regido por Xiuhtecuhtli “el señor turquesa del fuego ancestral”. Él es el fuego más puro y en algunos sentidos está referido a la información genética guardada dentro de las semillas. Este año será un tiempo para reconocer a nuestros ancestros en la sangre dado que en nuestros genes ellos viven y se expresan.

La casa es un símbolo referido al lugar donde habitamos: la primera casa es nuestro cuerpo físico, la segunda es la Madre Tierra y nuestro tercer hogar es el cosmos. La “casa” es el sitio en el que se hace posible nuestra existencia y donde la interacción de estos tres hogares conforman un solo hábitat.

Este nuevo tiempo es para retomar nuestro origen dual. Nosotros somos la tierra y en la medida que destruyamos nuestro hábitat en realidad nos destruimos a nosotros.
Nuestro cuerpo físico es la expresión viva de la tierra y es la morada de nuestro ser que fue dotado por el Padre Universo.

 

El año uno casa que inicia está regido por Piltzintecuhtli “El hijo amado que nos da su protección”. Él está asociado al florecimiento, a lo más hermoso y bello que vive sobre la tierra, por lo tanto, este año uno casa es un tiempo para acrecentar el florecimiento de nuestro corazón y hacer posible que a través de nuestros actos sea más bella la tierra con nuestras palabras y actos.

Todos los seres humanos somos actores de este tiempo y somos responsables de la cultura que estamos creando. Nuestros abuelos en su tiempo construyeron un campo de cultivo en el que los niños, jóvenes, adultos y ancianos pudieran hacer su vida, ahora nos toca a nosotros trabar para crear el destino que queremos darle a la vida en la tierra.
Hoy día es más urgente que nunca retomar a nuestros orígenes y hacer conciencia de que estamos hechos de lo mismo y que somos uno con la Madre Tierra y el Padre Cosmos.



Elaborado por Tlahuilcoatl
Psic. Martín García
www.tlahuilcalli.org

tlahuilcalli@gmail.com